Fundamentos

El desequilibrio

Si hemos entendido bien las posturas, el agarre y el desplazamiento podemos comprender perfectamente que esos tres fundamentos nos van a conducir a la llave maestra que nos abrirá la puerta del judo. Esas tres cuestiones son las que nos permitirán conservar nuestro equilibrio en cualquier circunstancia y trabajar para hacérselo perder a nuestro oponente con el fin de derribarlo.

La estabilidad, que estudiamos con las posturas, podemos romperla, por medio del agarre y del desplazamiento, en todas direcciones, prácticamente en 360º.

Pero la manera tradicional de describir los desequilibrios es asociándolos a la imagen de la rosa de los vientos que en japonés se denomina HAPPO NO KUZUSHI o desequilibrio en ocho direcciones.

Todos eso es sencillo de entender con este dibujo, clásico de los manuales de judo y que he sacado del libro JUDO, editado por el Comité Olímpico Español en septiembre de 1992, del capítulo 2º, página 199, cuyo autor es el maestro SHU TAIRA con la colaboración para los textos del maestro JUSTO HERGUEDAS.

 

desequilibrio

Cuando nuestro compañero, UKE, sobre el que vamos a practicar, está en posición natural básica, SHIZEN HONTAI, nos colocamos frente a él con KUMI KATA DERECHO o IZQUIERDO y avanzamos ligeramente en TSUGUI ASHI manteniendo los brazos semiflexionados. Uke no se desplaza y conseguimos el desequilibrio más sencillo, hacia atrás, USHIRO KUZUSHI.

Desde la posición original, retrocedemos un paso y el desequilibrio que producimos en UKE, hacia delante, será MAE KUZUSHI. Con un desplazamiento lateral a nuestra derecha lo desequilibraremos hacia su izquierda, HIDARI KUZUSHI, y moviéndonos hacia nuestra izquierda conseguimos MIGUI KUZUSHI, desequilibrio a su derecha.

USHIRO KUZUSHI y MAE KUZUSHI, al no encontrar apoyos sólidos de UKE, serán más fáciles de provocar que HIDARI Y MIGUI KUZUSHI, que pueden ofrecer mayor resistencia en las piernas de UKE.

Esos cuatro desequilibrios rectos se complementan con otros cuatro en diagonal hacia atrás a derecha y a izquierda, MIGUI USHIRO y HIDARI USHIRO SUMI KUZUSHI, y en diagonal hacia delante a derecha e izquierda, MIGUI MAE y HIDARI MAE SUMI KUZUSHI.

Sobre una postura natural derecha de UKE serán más fáciles los desequilibrios en diagonal hacia atrás a la derecha y hacia delante a la izquierda y sobre su postura natural izquierda los otros dos, hacia atrás a la izquierda y hacia delante a la derecha, por las mismas razones que para los que provocábamos sobre su postura natural básica.

El Maestro TAIRA, uno de los más racionales y comprensibles profesores de los que he podido aprender judo, explica en su libro, antes mencionado, que la tendencia natural del ser humano, igual que la de los demás animales, es la de mantenerse en equilibrio y al encontrar cualquier obstáculo o circunstancia que provoque la perdida de este, su reflejo más primitivo es reaccionar instintivamente para mantener la estabilidad.

Por ello el trabajo que debemos desarrollar en la práctica del judo es, fundamentalmente, provocar reacciones que nos permitan acentuar los movimientos de nuestros adversarios en la dirección del desequilibrio que queremos conseguir para aplicar las técnicas en las que seamos más hábiles.

El KUZUSHI, el desequilibrio que logremos sobre nuestro oponente estará unido a la preparación de nuestro ataque, TSUKURI y a la ejecución de este, KAKE.

Y NUNCA OLVIDEMOS QUE ESTOS CONCEPTOS SE HAN DE APLICAR EN UN GESTO PERFECTAMENTE LIGADO HASTA LLEGAR A SER UN ÚNICO MOVIMIENTO. O lo que es lo mismo, “UNO Y TRINO”, “TRES CONCEPTOS, PERO UN SOLO GESTO VERDADERO”.

La comprensión y la aplicación de esa TRINIDAD, nos permitirá hacer Judo de manera inteligente y con un óptimo uso de la energía.

José Alberto Valverde,