Fundamentos

El saludo - ZA REI y RITSU REI

Una de las cosas más cómodas del judo es el hecho de que todo está codificado de manera que existe una referencia clara sobre la que trabajar.

Partiendo de un punto común y perfectamente racional, contamos con unas pautas que nos permiten establecer la base sólida sobre la que edificaremos una estructura a la que poco a poco añadiremos nuestra personalidad.

Como veis estamos hablando de los fundamentos, iguales para todos. Esos fundamentos, bien aplicados, nos permiten mantener el judo dentro de unas normas que lo perpetúen manteniendo su identidad, sin que se contamine de otras formas de lucha de las que puede extraer elementos pero conservando la esencia y la personalidad. Vamos a hablar hoy de la postura. En este asunto, como en todos los que tratemos, tendremos en cuenta no solo el aspecto puramente físico o mecánico sino el mental, sin el que el judo se banaliza y se confunde con cualquier otro deporte, perdiendo su aspecto educativo, prioritario para su creador, Jigoro Kano.

Vamos a distinguir entre las tres actitudes para las que hay posturas perfectamente descritas: Postura de saludo, postura natural y postura defensiva.

En primer lugar iniciamos cualquier actividad con el saludo. Para comprender y aplicar la postura de saludo debemos entender el significado de este. Un saludo es el primer contacto que tenemos con los demás, ya sea al coincidir con alguien o al comienzo de cualquier actividad colectiva. El saludo implica varias cosas. La presentación muestra la imagen que damos de nosotros mismos, la que va a permanecer en el espíritu de quien encontramos y que, en general, marca el rumbo de la relación. El saludo implica respeto y una oferta de colaboración al empezar ese contacto y agradecimiento al finalizarlo.

Ha de ser sincero y correcto.

El saludo de judo es al mismo tiempo una señal de identidad, de compartir una idea común.

Por eso debemos conocer su forma exacta.

Tenemos dos tipos de saludo. Uno más formal, más protocolario, reservado para ocasiones especiales como el inicio de una clase o el comienzo de un Kata.

La postura para este saludo es la de sentado en los talones.

La posición ha de ser cómoda, lo que viene dado por la costumbre o el hábito de la misma. La espalda está recta, los dedos de los pies extendidos y ligeramente cruzados unos sobre otros, el cuerpo levemente insertado entre los talones y las rodillas separadas. Las manos se colocan en la parte superior de los muslos y la vista se dirige a la persona a la que vamos a saludar. Los brazos, relajados, con los codos pegados suavemente al el torso. Para saludar las manos se deslizan por las piernas hasta el suelo, formando un ángulo recto, al tiempo que se inclina el cuerpo sin levantar las caderas. Tras unos segundos de inclinación se vuelve por el mismo camino y se recupera la postura.

Esto se llama ZA REI y la postura se llama SEIZA.

La otra postura de saludo, que llamamos TACHI REI o RITSU REI, es el saludo de pie. Se utiliza en ocasiones menos formales, al entrar o salir de la sala de judo, al entrar o salir de la zona de competición, al empezar o terminar un encuentro o un ejercicio con un adversario o un compañero o en cualquier ocasión que requiera un saludo cortés pero más informal que el ZA REI.

No obstante, el saludo de pie tiene también su forma específica y simboliza igualmente respeto, amistad, agradecimiento, invitación a practicar o despedida.

Por eso la corrección en su ejecución es imprescindible. La actitud del judoka que saluda ha de ser amable pero firme, el cuerpo recto y los pies juntos, en señal de paz, no adoptando la posición de pies separados que indica estar preparado para el ataque o la defensa. Las manos, a lo largo del cuerpo, a los lados de los muslos, pasan delante de estos, bajan casi hasta las rodillas mientras el tronco se inclina en un ángulo de unos 30 grados. Esta inclinación se mantiene unos segundos y luego se vuelve la posición anterior.

No olvidemos que estas formas de saludo son parte de la tradición de nuestro deporte y que son señas de identidad para los judokas. Son el reflejo de nuestra mentalidad y una referencia al origen japonés de nuestra disciplina.

José Alberto Valverde,